Luisa Rodríguez y Víctor Puig, grandes descubrimientos de Bweb 2011

Ayer me pasé el día entero disfrutando de las conferencias de Bweb 2011, un encuentro sobre comunicación y márketing empresarial celebrado en Expocoruña. Si en Compostweets me sentía un sola y perdida, ahora ya me veo un poco más metida en el mundillo. Allí me encontré con mis profes del Curso de Experto en Marketing Online y Community Manager, Carlos Toural, Francesc Pumarola, María Aragunde, Alfonso Freire y con alguna persona más.

Una de las conferenacias que más me atraía era la de Juan Merodio, porque le sigo por su blog y su twitter y siempre me encanta lo que escribe. Fue muy interesante desvirtualizarlo. Pero los dos grandes descubrimientos del día fueron Luisa Rodríguez y Víctor Puig, una idea que parece que compartieron los demás asistentes.

Luisa Rodríguez es la directora de Inforpress en Santiago de Compostela y vino a contarnos el caso de Aena y como gestionaron una crisis de comunicación a través de las redes sociales, en concreto, Twitter. Era su primera conferencia y al prinicipio estaba un poquito nerviosa, pero fue todo un éxito. Para mi lo más interesante de estos eventos es tratar casos prácticos, y que te explican paso a paso lo que hicieron. Y eso fue lo que hizo Luisa. Gracias a ella creo que tengo unas nociones básicas para afrontar una crisis de comunicación, aunque como nos dijo Rubén Bastón la semana pasada en clase, por mucha experiencia que tengas, es algo muy difícil de gestionar.

Por su parte, Victor Puig nos expuso cinco casos en los que conocidas marcas tuvieron problemas de reputación online. Unas lo llevaron mejor y otras peor: Dodot, Tulipán, As, Zara y Antena3 + Zed. Como ya dije, me encantan los casos prácticos, y por eso la charla se hizo muy entretenida pese a ser la última de la tarde y que ya estábamos todos muy cansados. ¡Seguro que Víctor Puig se quedó con el ego muy subido tras leer en el timelime los piropos que le soltaron!

A la jornada de hoy no pude asistir, pero ya he visto esta mañana vía Twitter que hubo temitas muy interesantes y que Rubén Bastón y Wicho volvieron a triunfar. Espero volver en la próxima edición y sacarle el mismo partido. Por cierto, ¡nos regalaron una libreta preciosa!

Anuncios

Lost, sí, pero me quedo con Friends

Friends

Hoy se cumple un año sin Lost. De hecho, #missinglost es Trending Topic en estos momentos. Fue una serie a la que me incorporé casi al final, porque estaba haciendo un curso en el que todos estaban enganchados, hasta el profesor, y con sus comentarios hicieron que a los tres que no la veíamos nos picara la curiosidad. Empecé a ver el primer capítulo, y esa misma tarde, vi cuatro más. Y a partir de ahí no paré de hablar de Jack, de Sawyer, de Locke.. ¡Y de mi queridísimo Sayid! (Soy la única de mis amigas a las que le gustaba Sayid…) Y fui de las que se levantó a las seis de la mañana para ver el último capítulo antes de entrar a trabajar.
Pero aún así, no superó a la serie que si me ha marcado a mi y a toda una generación (o varias): Friends. Estos meses la están volviendo a repetir por uno de los canales de Telecinco en la TDT (creo que es Factoría de Ficción) y no me canso de verlos. ¡Puede ser la quinta vez y me sigue encantando! Y es que hay escenas y diálogos de Friends que, por mucho que pasen los años, los seguimos usando con nuestros amigos. Recuerdo un capítulo en el que los protagonistas veían un video de cuando Monica iba al instituto y estaba muy gorda. Alguien comentó: “Con esas bragas se podría techar Connecticut”. Desde entonces, mis amigos y yo usamos la expresión “bragas Connecticut” para referirnos a las bragas gigantes. O de repente soltamos “¡¡¡Nos estábamos dando un tiempo!!!” como le decía Ross a Rachel, o comenzamos a cantar la famosa ‘Smelly cat’ de Phoebe. Sin el otro día lloré con el descenso del Dépor, más lloré con el último capítulo de Friends. El mítico piso de Monica y Rachel vacío, y todos ellos dejando sus llaves en el mesado de la cocina… ¿Habrá otra serie que me marque igual?

Recuerdos

Ayer me encontré zappeando a dos personajes que me hicieron recordar dos artículos que escribí para el Xornal de Galicia que me gustó mucho hacer. La primera es la fantástica Alaska, que por teléfono me pareció tan simpática como parece ser en la tele. Y el segundo es José Blanco, al que acompañamos a inaugurar un tramo del AVE a Galicia. De allí salieron crónicas de ambiente muy graciosas. Y hablando de crónicas graciosas, me vienen a la cabeza las tractoradas de los ganaderos gallegos por Compostela, que me trajeron  como consecuencia una linda quemadura brazos y escote. ¡Lo más gracioso es que una compañera que fue a entrevistar a los del grupo Os John Deeres me dijo que les encantó!

Ser mi propio Community Manager

Me creía yo que era bastante avezada en las redes sociales, con mi iPhone y mis cuentas en Facebook y Twitter. Incluso creía que estaba clarísimo que los blogs estaban completamente muertos. Pero no. Hace un par de semanas he iniciado el Curso de Experto en Márketing Online y Community Mananger que imparte IFFE en colaboración con la Facultad de Ciencias da Comunicación de la USC. Y ahora me veo desbordada con un blog, Facebook, Twitter, FourSquare, LinkedIn, Google Readers, Tumbrl, Google Analytics y cien mil historias más. Con todo esto, que aunque ahora me sobrepasa, me encanta, estoy tratando de ser mi propia community manager, algo que he aprendido gracias a Alfonso Freire, director de Lúdica7. A ver cómo va esta aventura…